Echan de Twitter al “hombre más odiado del mundo”

Por no saber distinguir entre el “acoso selectivo” y el “amor no correspondido”

Martin Shkreli es como el antihéroe definitivo. Y es que podría ser un villano de película o el personaje malvado de una novela de terror; pero en realidad es el CEO de Turing Pharma y el culpable de que el Daraprim haya pasado de valer 13,50 dólares por pastilla a 750. El medicamento se utiliza sobre todo en enfermos de VIH y mujeres embarazadas para prevenir la toxoplasmosis y la malaria, dos parásitos especialmente dañinos en esos colectivos. Suerte que unos estudiantes australianos reprodujeron hace poco el fármaco del que Shkreli subió el precio en un 5.000%.

No en vano se ha ganado la fama de ser “el hombre más odiado del mundo” por los medios estadounidenses. En noviembre engañó a Internet al completo cuando subió la única copia del disco de los Wu-Tang Clan a YouTube. El problema fue que lo hizo en una calidad pésima y con él mismo en la pantalla, grabándose mientras lo escuchaba. Ahora, Shkreli ha ido un paso más allá y por eso Twitter le ha suspendido la cuenta, al menos temporalmente.

“¿Cómo se permite esto, @jack?”. El mensaje al CEO de Twitter es de Lauren Duca, una periodista estadounidense de Vogue que ha denunciado haber sido víctima de acoso por parte de Shkreli. Según Duca, el empresario le ha estado acosando durante varios días seguidos por la red social para intentar quedar con ella. El colofón llegó cuando Shkreli copió la foto de portada de la chica e hizo un fotomontaje en su imagen de perfil donde aparecía el cuerpo de su marido con la cara de Shkreli y Duca sobre sus piernas.

La periodista de Vogue publicó el pasado diciembre un artículo donde acusaba a Trump de ser un mentiroso, algo que no debió de sentarle muy bien a Shkreli, votante confeso y seguidor acérrimo del presidente electo de los EEUU. Desde entonces, el empresario ha estado tuiteando activamente sobre Duca: “No sé si ha estado animando a la gente a hacer esto, pero hay un pequeño contingente de trolls diciéndome que duerma con él, aunque no de forma educada”, contaba la periodista a Buzzfeed el domingo.

El pasado jueves, Shkreli contactó con ella por mensaje directo y le invitó a ir a la investidura de Trump. Después, el empresario hizo una captura y lo tuiteó desde su cuenta. “Preferiría comerme mis propios órganos”, le contestó Duca. El empresario dice que esto es “amor no correspondido” y que si a la periodista no le gusta, “que me escriba por privado o me bloquee”.

Este lunes, el perfil de Shkreli en Twitter ha amanecido baneado. “Las reglas de Twitter prohiben el acoso selectivo, y seguiremos tomando acciones sobre las cuentas que violen nuestras políticas”, asegura la empresa de Jack Dorsey al portal de noticias. “El hombre más odiado del mundo” lo ha vuelto a hacer, pero esta vez se ha quedado sin cuenta de Twitter.

EL DIARIO

Publicado por Redacción

    Eres libre para dejar tus comentarios