El Nuevo Herald: En Venezuela, tener muchos billetes no es necesariamente un signo de riqueza

Caracas, 20 de marzo.- En Venezuela, los billetes mueren y resucitan. Ejemplo de ello es lo ocurrido con el papel moneda de 100 bolívares, cuya validación ha tenido cinco prórrogas.

Un artículo del diario El Nuevo Herald detalla que los venezolano han visto pulverizado el valor de la moneda nacional, que acumulará al final del 2017 su tercer año consecutivo con una inflación de tres dígitos. Según las proyecciones del Fondo Monetario Internacional, en diciembre cerrará en más de 1600%.

Lea también: En Venezuela circulan más billetes de Bs. 100 que del nuevo cono monetario

Con este tipo de cifras, es normal que tener muchos billetes no sea necesariamente un síntoma de riqueza. El texto ejemplifica que si una persona tiene 9000 bolívares en la cartera, eso equivale a 900 dólares a la tasa controlada por el gobierno para el sector de alimentos y a 3.25, dólares la que oficialmente aplica al resto de la economía.

En el artículo también detallan que el dueño de una licorería en el Este de Caracas compró una máquina de contar billetes, algo que antes era exclusivo de los bancos. También algunos taxistas le preguntan a sus clientes que banco tienen para que así puedan pagar el servicio por una transferencia electrónica.

A pesar de que ya empezaron a circular los billetes de 500, 2,000, 5,000, y 20,000 bolívares, aún tienen un alcance limitado. El retardo en su introducción ha sido atribuido por Maduro a conspiraciones internacionales contra su gestión.

Igualmente atribuyó a un ataque cibernético la falla en la plataforma del consorcio privado Credicard que hizo colapsar el 2 de diciembre del año pasado en buena parte del país la red de cajeros electrónicos y puntos de venta, nombre con el se conoce el sistema de pagos con dinero plástico.

Las transacciones electrónicas se hicieron más que imprescindibles desde el año pasado para la población con acceso a cuentas bancarias. Un reflejo de ello son los vendedores ambulantes, quienes han adquirido terminales para pagos con dinero electrónico.

Las filas frente a los cajeros automáticos también se multiplicaron. Los tiempos de espera para retirar efectivo no son aptos para impacientes. El proceso de calibración para que los aparatos puedan dispensar los nuevos billetes puede durar hasta marzo, según los voceros del gobierno. Por eso las máquinas aún reparten mayoritariamente billetes de 100 bolívares que en poco ayudan a agilizar los retiros, pues los clientes deben hacer varios para obtener un mínimo razonable.

 Para leer el artículo completo haga click AQUÍ 

Comentarios

comentarios

Fuente Original

Publicado por El Cooperante
Periodismo Auténtico

    Eres libre para dejar tus comentarios