Cuatro claves para preparar el café como todo un barista

Con la llegada del café de especialidad y las cafeterías que lo promueven, tomar buen café se volvió una posibilidad real en Buenos Aires. Lejos de esa época en la que la única opción era beber un líquido parecido al alquitrán al que era necesario agregarle azúcar y leche para hacerlo más pasable, ahora la ciudad está repleta de bares en los que este producto se respeta.

Claro que en el hogar también se puede preparar una buena taza de esta bebida, Ariel Schegvitz, barista de Café Martínez, comparte cuatro claves para lograrlo:

El grano es todo

Los granos de café son como los cimientos para un edificio; sin esa buena base es imposible lograr una bebida de calidad. “Es fundamental que los mismos sean de buena calidad y tengan una tostación perfecta. Ese es un aspecto primordial al momento de seleccionar un blend”, señala Schegvitz.

No solo la variedad y el origen importan, también el tostado tiene relevancia, ya que permite destacar ciertas notas. Además, a mayor tueste, menos cafeína.

Un café para cada hora

Se habla del café como un genérico, pero cada momento del día o situación de consumo es diferente y demanda un método especifico. Para la mañana, Schegvitz recomienda la prensa francesa con un café molido grueso, o bien el drip/filtro alternativo en el que se debe usar un café molido medio. “Ambas preparaciones permiten extraer los aceites esenciales del café y comenzar el día con energía. La mayor diferencia de estos dos métodos está en el tiempo de preparación. En el caso de la prensa francesa lleva aproximadamente 4 minutos de infusión y en el drip, la mitad”, explica.

La medida justa

En este aspecto conviene volverse un poco más sofisticado y dejar de lado la cuchara sopera para utilizar una pequeña balanza y guiarse por los gramos. “No todas las cucharas son iguales y a su vez el café varía mucho en cuanto a la cantidad utilizada según la preparación y la capacidad de la taza”, indica el experto.

Para prensa francesa se recomienda de 21 gr por cada 300 ml (1:14) y para el Drip, 20 gr por cada 300 ml (1:16).

Lo que no hay que hacer

El agua nunca debe hervir, ya que a esa temperatura los granos de café se quemarían y así se perderían los atributos característicos de cada blend.

Fuente: Planeta Joy

RA

Categoria: 

Deja un comentario