Infierno en el retén de Coro de la Policía de Falcón cobró tres vidas

La sala fue creada para 80 personas, actualmente alberga 420. Foto: Cortesía

Coro.- El reloj contaba casi la medianoche de este viernes 27 de abril, cuando la sangre corría como agua sucia por las celdas de la Sala de Retención Preventiva en Coro de la Policía de Falcón. Encima de ello, yacía el cuerpo de José Daniel González González, de 22 años, con más de 20 heridas producidas por arma blanca entre el cuello y la espalda. Estaba detenido desde noviembre de 2016 por robo agravado y a la orden del Tribunal Segundo de Control.

Todo ocurrió esa noche, al parecer “Joseíto” como era conocido, “se tragó la luz” y dijo cosas que no les gustó a los que lo acompañaban en el lugar. Por ello murió en manos de los demás detenidos.

Aunque en un momento se dijo que la muerte del joven coriano fue producto de una riña, nadie más salió herido, lo que hace deducir que fue ajusticiado por sus compañeros de celda. Cerca de la medianoche, varios funcionarios ingresaron al lugar para poder remover el cuerpo con el apoyo del Servicio Nacional de Medicina y Ciencias Forenses (Senamecf), quienes contaron más de 20 cortadas que le produjeron la muerte en menos de media hora.

Lee también: Apresaron a ocho atracadores de la carretera Coro-Punto Fijo

Salió el sol del sábado y ya los reos sabían que la requisa estaba cerca. Justo a las 9:05 de la mañana se dio inicio a la requisa en la que participó un representante de la Defensoría del Pueblo, junto a 40 uniformados de la policía de Falcón, 11 de la policía del municipio Miranda y 16 Guardias Nacionales para poder verificar el estatus de la sala, así como las pertenencias de los 420 detenidos.

A las 3:00 de la tarde terminó la investigación donde lograron encontrar ocho chuzos, ocho cargadores de teléfonos celulares, dos tijeras y cuatro trozos de material ferroso que usan para fabricar las armas.

Los uniformados pensaron que ya la sala estaba en paz, pero no sabían que ya las cartas para los reos estaban echadas y decidieron fugarse dos de ellos, los sindicados de cometer el último crimen y que se les sumaría a su prontuario policial.

En la madrugada se percataron que Alexander Rivero Semeco, de 27 años, “el Semeco”, y José Luis Ventura Pérez, de 49, conocido como “el Negro Memín”, habían roto los barrotes de la celda con un objeto cortante y huyeron del lugar.

“El Semeco” estaba siendo procesado por distribución de sustancias estupefacientes y psicotrópicas, mientras que “el Negro Memín” tenía registros por homicidio calificado con alevosía, porte ilícito de arma de fuego, distribución de sustancias estupefacientes y psicotrópicas y agavillamiento.

Desde ese mismo momento, se activaron las unidades de investigación de la Policía de Falcón para dar con la captura del par. Fueron hallados en una zona enmontada, adyacente al recinto carcelario, donde presuntamente se enfrentaron a los uniformados y cayeron muertos. Fueron mencionados como presuntos líderes negativos del retén que, además, acabaron con la vida de “Joseíto”.

Seguir leyendo en el medio que originalmente publicó la noticia
El Pitazo

Deja un comentario