Yoga de escritorio: Pasos para concentrarte mejor en la oficina

Enviar y contestar mails, crear contenido, manejar la información, ordenar datos, administrar recursos: estar sentado todo el día en un escritorio puede ser muy pesado y para muchos de nosotros, es lo que hacemos diario.

Mantener tu atención en lo que importa y ser eficiente es lo mejor que nos podría pasar, pero concentrarnos y evitar procrastinar suele ser un reto diario.

Además, el trabajo de oficina puede volverse monótono y, desafortunadamente, esto puede desconectarte muy rápidamente de las necesidades de tu cuerpo y hacer que tu cerebro sea mucho menos efectivo.

Pero para que dejes de llenarte de café para mantenerte alerta, mejor intenta practicar esta rutina de 8 pasos de yoga de escritorio que solo te tomará 5 minutos, diseñada por Shona Vertue, antigua entrenadora personal de David Beckham.

Paso 1

Cierra los ojos y respira profundamente tres veces, con inhalaciones y exhalaciones que duren tres segundos.

La respiración está muy relacionada con tu sistema nervioso, por lo que mantener una respiración calmada y rítmica puede ayudar a relajar el cuerpo mientras la mente despierta.

Paso 2

Con los ojos aún cerrados, inclina la cabeza hacia la izquierda; mantén el pecho levantado, permite que el hombro opuesto se separe de ti. Imagina respirar hacia un lado del cuello para crear una sensación de amplitud. Repite a la derecha.

Paso 3

Entrelaza los dedos de las manos detrás de tu cabeza y comienza a levantar tu esternón hacia el cielo. No dejes caer la cabeza demasiado hacia atrás. En cambio, usa tus manos para alargarte desde la parte posterior del cuello.

Paso 4

Coloca la mano derecha en el exterior de tu pierna izquierda para un estiramiento lateral sentado. Levanta el brazo izquierdo, gira la cabeza hacia la axila e inclínate hacia la derecha. En lugar de comprimir el lado derecho, piensa en alargar tu lado izquierdo. Repite hacia la derecha.

Paso 5

Gira a la izquierda y a la derecha sentada. Ten cuidado de mantener el pecho levantado mientras lo haces.

Paso 6

Bosteza. Al hacerlo, ayudas a tu cerebro a restablecerse; de ​​hecho, cuando bostezas, en realidad estás estimulando un área neuronal del cerebro que desempeña un papel importante para estar más consciente y alerta (aunque también relajada).

Paso 7

Entrelaza los dedos y estíralos hacia el cielo (incluso cuando no puedes ver más que una luz blanca de oficina, el cielo está allí).

Paso 8

Mueve circularmente los tobillos y mueve los dedos de los pies, puede que no pienses que eso tendrá mucho efecto en tus niveles de energía, pero ayudará a estimular la acumulación de sangre venosa en la planta de los pies y, por lo tanto, elevará tus niveles de energía en general.

Intenta repetirlo cada 45 minutos, pues de acuerdo con varios estudios, este es el tiempo que el cerebro humano puede permanecer completamente concentrado.

Fuente: actitudfem / MF

Categoria: 

Deja un comentario