Joshua Holt desde El Helicoide: “Quieren matarme y pintar las paredes con mi sangre”

Caracas, 16 de mayo.- Tras una situación irregular que se registró este miércoles dentro de la sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) en El Helicoide, en Caracas, el misionero mormón estadounidense Joshua Holt, clamó por ayuda para salir de la pesadilla que vive desde hace más de año y medio.

Lea también – “Es una bomba de tiempo”: Lo que originó protesta de presos políticos en El Helicoide

Ayúdame, por favor, ¿cuánto tiempo debo sufrir injustamente en este lugar? Quieren matarme y pintar las paredes con mi sangre. Soy un prisionero político“, expresó a través de un video compartido en las redes sociales. Holt asegura que mientras el Gobierno de Estados Unidos continúe “atacando” el gobierno madurista “no me dejarán ir. La gente aquí está muriendo, por favor envíenme ayuda”.

El estadounidense, lleva más de año y medio preso en la sede del Sebin de El Helicoide, a la espera del juicio que determine su inocencia o culpabilidad por el presunto porte ilícito de armamento de guerra, terrorismo y espionaje, cargos que enfrenta junto con su esposa Tamara Belén Caleño, ecuatoriana nacionalizada venezolana, con quien se casó en 2016.

Desde la reclusión del ciudadano estadounidense, el Departamento de Estado del país norteamericano ha solicitado en múltiples ocasiones su liberación por razones humanitarias, pues ha perdido 27 kilos de peso y presentado diversos problemas respiratorios, como neumonía y bronquitis. Las peticiones no han recibido respuesta hasta el momento por parte del gobierno nacional. “Estoy muy mareado y no puedo pensar, me duele mucho el estómago. Me duele mucho y no sé qué hacer. Nunca me he sentido tan mal”, expresó el misionero en un mensaje de voz publicado por su madre, Laurie Holt, el 11 de diciembre de 2017. Aunado a esto, su defensa ha denunciado la violación de sus derechos al obligarlo a realizar acciones que van en contra de su religión.

Lea también – EEUU reiteró solicitud de liberación de Josh Holt por “razones humanitarias”

Sin embargo, hasta la fecha, ninguna solicitud ni visita, ha convencido a la cúpula madurista de liberar a Holt, quien próximamente cumplirá 22 meses recluido en El Helicoide. En febrero, los padres del estadounidense lograron obtener la custodia de la hija de Caleño. La menor viajó hasta Salt Lake City, Utah, donde ahora hace vida junto a los Holt.

Seguir leyendo en el medio que originalmente publicó la noticia
El Cooperante

Deja un comentario