Maduro promete reactivar economía de Bolívar pese a las cifras rojas que dejó su gestión 2013-2018

Nicolás Maduro cerró su campaña presidencial en la avenida Dalla Costa de San Félix, estado Bolívar | Foto: Prensa Presidencial

San Félix. – “Desde Guayana proclamo que Nicolás Maduro será ganador de las elecciones presidenciales del próximo 20 de mayo”. Así afirmó el presidente y candidato a la reelección por el Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv), en el cierre de su campaña electoral realizado en San Félix, municipio Caroní del estado Bolívar, este miércoles 16 de mayo.

Maduro ensalzó su discurso de un mejor porvenir en su nuevo mandato refiriéndose al potencial económico de Bolívar y de las empresas básicas, aunque todas están en los niveles más bajos de productividad y rentabilidad de su historia. “Vamos a levantar productivamente toda la región, a hacer lo que tenemos que hacer, para hacer de Guayana la región más poderosa de la economía del país”, insistió desde la gran tarima que instalaron en la avenida Dalla Costa.

Declamó y hasta bailó en su estrado frente a una multitud compuesta por asistentes locales y de otros municipios del estado Bolívar. El sonido y la puesta en escena fue similar a la de un concierto musical.

El Pitazo no estuvo convocado o acreditado para la rueda de prensa que precedió al acto en la avenida Dalla Costa.

Guayana improductiva

“A Guayana vengo desde los años 90. En esa época venía a defender la voz de los trabajadores de Sidor, de Minerven, quienes luchaban por sus derechos (…) Tuvo que venir la revolución para que esos sueños (de mejoras) se hicieran realidad. Fue Chávez quien evitó que las empresas básicas fueran privatizadas y se las entregó al Plan Guayana Socialista”, exclamó Maduro, al referirse específicamente a la Siderúrgica del Orinoco (Sidor) y la Compañía General de Minería de Venezuela (Minerven).

Lo que se hizo realidad no fueron, precisamente, mejoras. Sidor fue estatizada en 2008, luego de estar en manos del consorcio Argentino privado Ternium. En manos de Ternium, la siderúrgica rompió récords de producción, pero el ex presidente Hugo Chávez ordenó su re-estatización en medio de un conflicto laboral.

Una década después, Sidor ha decaído estrepitosamente. Su producción pasó de 4,3 millones de toneladas de acero líquido en 2007 a solo 309 mil toneladas en 2017, de acuerdo a cifras oficiales. En un trabajo publicado por el medio regional Correo del Caroní, titulado “Sidor: un monumento de destrucción operativa y financiera a 10 años de su reestatización”, se explica en detalle el poco uso que se le dan a cada una de las áreas del complejo siderúrgico, cada mes: Pellas funciona en 11%; las acerías de palanquillas funcionan en 2,3%; alambrón en 5,6%; Barras y cabillas en 7,2%; y laminación en caliente funciona en 3,4%. Las acerías de planchones no han arrancado en lo que va de 2018.

El caso de Sidor se replica en otras empresas básicas de Puerto Ordaz como Bauxilum, Alcasa y las filiales regionales de Corpoelec (antigua Electrificación de Caroní, Edelca).

En Minerven, el otro ejemplo mencionado por Maduro, la debacle y paralización es del 100%, pese al decreto del Arco Minero del Orinoco. La planta Perú, ubicada en El Callao, está invadida y desmantelada desde 2013 por mineros artesanales.

El ex director industrial de Minerven, Jesús Guerra, declaró a Correo del Caroní en febrero que la producción de estatal minera no supera los 50 kilos de oro al año, en la actualidad, mientras que en 2009 producía 4,3 toneladas de metal precioso. La paralización casi total afecta a casi 4.500 trabajadores formales del Estado. Mientras, en el sur de Bolívar sigue proliferando la minería informal y continúan las disputas de los yacimientos por parte de grupos criminales.

Los números rojos de Minerven y Sidor son una prueba clara de la ineficiencia del Plan Guayana Socialista, concebido desde 2009 por el oficialismo para desarrollar y reimpulsar la productividad de las empresas básicas de Guayana. Pese a esto, Maduro mostró este miércoles el Plan de la Patria 2019-2025, dentro del cual está también la nueva versión del Plan Guayana Socialista, porque “ahora sí”, de resultar ganador para un nuevo periodo presidencial, Guayana y Bolívar serán potencias económicas de Venezuela.

Lee también: Jorge Arreaza dice que Canadá no le dejará instalar centros para presidenciales

Crisis económica y colapso de servicios

Maduro aseguró a sus seguidores que deben votar por él, pues “necesitamos una gran victoria para profundizar las misiones, el carnet de la patria, la economía y el sistema de precios”.

El aumento más reciente de los subsidios de la misión Hogares de la Patria elevó a 1.280.000 bolívares la mensualidad para una familia de cuatro miembros. La cifra varía dependiendo de la carga familiar, hasta llegar a 2.580.000 para un núcleo de 10 personas. Según la estimación del Centro de  Documentación y Análisis Social de la Federación Venezolana de Maestros (Cendas-FVM), la canasta alimentaria para una familia de cinco personas superó los 100 millones de bolívares en abril de 2018. Es decir, el subsidio del Estado venezolano sirve para que una familia de cinco personas pueda costear el 1% del mercado.

En este contexto, San Félix experimenta la mayor tasa de desnutrición infantil de toda su historia, de acuerdo con denuncias hechas por especialistas del Pediátrico Menca de Leoni. Este centro actualmente está cerrado por colapso de aguas servidas.

Por otra parte, el transporte urbano de Ciudad Guayana -compuesta por Puerto Ordaz y San Félix- está plagado de camiones de carga que trasladan pasajeros de pie. En 2017 un camión volteo sufrió un accidente en la avenida Leopoldo Sucre Figarella con 18 pasajeros a bordo y cinco de ellos murieron. Las autoridades locales no ha enfrentado la crisis y escasez de unidades de transporte.

En contraste, los asistentes a este acto del Psuv contaron con buses Yutong y Marcopolo, adscritos a la Gobernación de Bolívar y a la Corporación Venezolana de Guayana (CVG), para poder ir a ver a Maduro.

“Yo ya no soy el novato de hace cinco años. Soy un presidente que ha aprendido las lecciones de la vida, soy un presidente maduro”, expuso Nicolás Maduro. Con esta disculpa universal prometió ejecutar “una revolución económica que va a hacer historia en el mundo. Arreglaremos lo que haya que arreglar. Responderé con el cambio que Venezuela necesita en la economía”, mas no precisó cómo combatirá la espiral hiperinflacionaria que golpea a los venezolanos este 2018.

Seguir leyendo en el medio que originalmente publicó la noticia
El Pitazo

Deja un comentario