+FOTO | Astronauta cubana-estadounidense come caraotas negras en el espacio

Con información de El Nuevo Herald

Cuba toma el espacio gracias la primera mujer cubano-estadounidense que se embarcó en la expedición 56 y 57 el pasado 6 de junio. Su nombre es Serena M. Auñón-Chancellor y es hija de un exiliado cubano y una escritora estadounidense, a los que les agradece todo su apoyo y su papel en su carrera, según afirmó en una entrevista.

En una entrevista con Televisión Martí, en Miami, poco antes de la expedición, Auñon-Chancellor dijo que llevaría para comer en el espacio frijoles negros (caraotas, para los venezolanos) preparados por su familia.

Su padre llegó a EEUU en 1960 y se formó como ingeniero. Ella hizo también su carrera en ingeniería eléctrica pero, más tarde, descubrió que quería ayudar a la gente y comenzó su carrera médica especializándose en medicina interna y en aeroespacial.

Comenzó a trabajar para la Dirección Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA, por sus siglas en inglés) en el año 2006 como cirujana de vuelo y, tres años más tarde, fue elegida como astronauta de esta organización. En el 2011 se gradúa del centro de entrenamiento de astronautas y estuvo en la Antártida investigando meteoritos.

EXPEDICIÓN 56/57

Serena fue elegida entre miles de personas para ser astronauta y será la primera mujer de origen cubano que viajará al espacio exterior. Con tan solo 42 años ha estado a cargo de varios equipos como la nave Orión, de la que fue directora adjunta de las operaciones médicas.

Su expedición salió el día 6 de junio de 2018 y volverá en diciembre del mismo año. Sin embargo, aún no ha trascendido cuáles serán sus campos ni objetivos de investigación, ni qué proyectos o experimentos científicos llevará a cabo la tripulación en la que está incluida.

La tripulación está formada por la cubano-americana un canadiense y un ruso. El ruso será el idioma en el que se lleven a cabo las comunicaciones con la Tierra, por eso Serena empezó a afinar sus conocimientos en ese idioma.

MÁS QUE UNA ASTRONAUTA

Pero su vida no se resume en estaciones espaciales, ciencia, medicina y viajes al espacio. Según su biografía de la página de la NASA, tiene “hobbies” como el baloncesto o el “cricket” y está casada con Jeff Chancellor, físico nuclear también miembro de la organización espacial, con quien tiene una hija, Serafina Chancellor.

El tema de la ciencia le viene de familia, ya que tiene tres hermanas de las que una es ingeniera como ella y como su padre.

En una entrevista afirmaba: “mi padre siempre nos ha impulsado a este mundo y la lección más importante que nos ha enseñado es que nada reemplaza al trabajo duro y a la dedicación”.

Añadía, también, para NBC Latino que “desde pequeña amaba las ciencias y que la ingeniería es una buena herramienta que te enseña a pensar de manera crítica y a resolver problemas”.

A pesar de esto, la profesional opina que “para que más jóvenes hispanas estudien ciencias, matemáticas o ingenierías hay que guiarlas cuando son más pequeñas, puesto que muchas no saben si quiera que tienen la oportunidad de entrar en estos mundos. Por eso, igualmente, hay que animarlas a entrar en estos campos científicos”.

Los astronautas estadounidense Serena M. Aunon-Chancellor (izq), el alemán Alexander Gerst (dcha) y el cosmonauta ruso Sergey Prokopyev se someten a los exámenes finales en el Centro de Entrenamiento de Cosmonautas ruso en la Ciudad de las Estrellas, a las afueras de Moscú .

Los astronautas estadounidense Serena M. Aunon-Chancellor (izq), el alemán Alexander Gerst (dcha) y el cosmonauta ruso Sergey Prokopyev se someten a los exámenes finales en el Centro de Entrenamiento de Cosmonautas ruso en la Ciudad de las Estrellas, a las afueras de Moscú . Sergei Ilnitsky EFE

Fuente Original

Deja un comentario